Con demasiada frecuencia nos imponen una supuesta realidad, y ocultan esos pequeños detalles que marcan la diferencia.

miércoles, 8 de enero de 2014

Rebajas y liquidaciones



Como cada nuevo comienzo de año se repiten los dogmas de este globalizado sistema. Suben impuestos, tarifas y tasas, y demás triquiñuelas que aprietan nuestras vidas y bolsillos soterradamente vía presupuestos del estado y resto de legislaciones específicas que eligen el 1 de enero para entrar en vigor. Los medios de difusión nos bombardean con estas informaciones hasta inculcárnoslas en el inconsciente para convertirlas en naturales y rutinarias. 
Lo hacen constantemente, casi diariamente, pero quizás en los albores del estrenado  calendario es cuando más abusan de esos datos que nos recuerdan que vivimos en un bucle consumista. Nos recuerdan los excesos gastronómicos, festivos y loteros de las recientes celebraciones, que otrora tenían ciertos tintes religiosos ahora difuminados por el resplandor de los escaparates.
Tras subrayar los derroches cometidos, los medios de difusión repasan los propósitos que no cumpliremos para el nuevo año y, además, nos obsequian con todas las dificultades que acentuarán la cuesta de enero…Pero acto seguido, como solución a nuestra miserable existencia, nos presentan las esplendorosas rebajas en las que podremos ahogar nuestra congoja consumiendo compulsivamente, este año hasta por un valor medio de 85 euros por habitante.
Todos los medios refuerzan con sus artículos, reportajes y opiniones que, aunque sean rebajas, mantenemos intactos todos nuestros privilegios de consumidores. Cada año nos repiten, para que no nos engañen, las diferencias entre promociones, rebajas, saldos y liquidaciones. Básicamente las primeras se pueden realizar en cualquier época del año mientras que las segundas se limitan a las de invierno y las de verano, aunque ambas garantizan la calidad de los productos y los derechos de los compradores, dicen. Los saldos ya introducen la posibilidad de taras o defectos en los objetos de venta, mientras que la liquidación es aún más drástica y viene determinada por intervenciones judiciales o cierres de negocios en muchos casos.
La tan cacareada marca España, con empresas que incumplen contratos internacionales, ex empresarios en prisión, retrógrados gobernantes que mienten y destruyen derechos y libertades con su legislación y actuaciones, y roban cuanto pueden en una corrupción que alcanza hasta a la intocable realeza, en el negocio generalizado de unos pocos, ya ha pasado por todos esos estadios. Ahora es un solar en el que los malnacidos que nos dirigen no dudan en especular con lo único que le queda al país, la dignidad de sus habitantes, obligándoles a emigrar por falta de trabajo, a carecer de sanidad y de educación adecuadas, a perder sus viviendas y hasta a pasar hambre. Excelente labor la de esta manipulada democracia para el bolsillo de los más poderosos.
¡¡¡Viva el consumismo globalizado que sustenta el sistema!!! Y el caso es que casi todos participamos en él…

3 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo contigo en todo, aunque parezca mentira

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo en todo, aunque parezca mentira

    ResponderEliminar
  3. Doblemente de acuerdo veo, aunque ambos sabemos porqué parece mentira

    ResponderEliminar