Con demasiada frecuencia nos imponen una supuesta realidad, y ocultan esos pequeños detalles que marcan la diferencia.

miércoles, 26 de febrero de 2014

Falsa realidad



El último programa de Salvados, cuya cabeza visible es el revelador Jordi Évole, titulado Operación Palace y en el que se exponía una versión diferente de los acontecimientos que provocaron el golpe de estado del 23F, emitido el pasado domingo alcanzó una audiencia record, y una generalizada polémica, porque el promocionado espacio resultó ser un falso documental. Ninguno de los más de cinco millones de espectadores que siguieron la emisión fue indiferente a su contenido y así las opiniones contrastan entre quienes opinan que fue una genialidad que conmovió al público, llegándolo a comparar con La Guerra de los mundos, cuya adaptación radiofónica realizada por Orson Welles el 30 de octubre de 1938 provocó el pánico entre parte de la población neoyorkina. Aquello supuso el espaldarazo definitivo para el innovador comunicador, que más tarde triunfaría en el cine con realizaciones tan reconocidas y técnicamente revolucionarias como Ciudadano Kane, si bien no faltaron críticas y exigencias de responsabilidades, por lo que Welles tuvo que pedir perdón y decir que era una broma de Halloween. Rumbo al primer pedestal pretenden poner a Jordi Évole los defensores de la emisión del documental.
Evidentemente, lejos de vislumbrar mérito en la labor del controvertido Follonero, un sector de la población la ha condenado por faltar al respeto del público. Pero en este país de viscerales y encontradas pasiones y demasiada retrograda nostalgia dominante, que incluso impulsa la renovación de las legislación que nos ha de regir en asuntos tan trascendentes como los culturales, educativos, laborales o sanitarios, otro grupo poblacional ha reaccionado de modo más extremo, aunque sin llegar a lo sucedido el 12 de febrero de 1949 en la capital ecuatoriana. Aquel sábado Radio Quito, la más prestigiosa de la ciudad, emitió una versión de la Guerra de los Mundos, a la que se quiso dar la máxima veracidad, y pocos conocían la verdad. El guión relataba el avistamiento de un OVNI y la posterior aparición de una nube tóxica, pero poco más pudo desarrollarse porque a los veinte minutos, una vez descubierta la farsa, una multitud indignada y enfurecida atacó e incendió el edificio que acogía la emisora y donde también se ubicaban las rotativas de un periódico, cuyos almacenamientos de papel y tinta alimentaron las llamas que acabaron provocando cinco muertos.
Actuaciones así se corresponden con la intolerancia y los más cavernarios pensamientos y primarios instintos de algunos sectores ideológicos dominantes en este país de la grande y libre marca España.
Pero la emisión de Operación Palace no puede equipararse con ambos ejemplos, ni con otros muchos, pues hay una diferencia esencial: mientras La guerra de los mundos basa sus contenido en un hecho inicial ficticio, la piedra de toque del documental confeccionado por el premiado programa Salvados fue tan real como la conmoción que provocó en los españoles cuando se produjo, el 23 de febrero de 1981.
Jordi Évole y su equipo con unos medios nada espectaculares y una sencillez de agradecer nos muestran cada semana los entresijos de algún tema candente, entrevistando a sus protagonistas y documentando otros aspectos del mismo.
En el caso de Operación Palace, la farsa nos procura dos lecciones magistrales. Por un lado nos demuestra la capacidad manipulativa de los medios de difusión, especialmente audiovisuales, para conformar una falsa realidad que condiciona nuestras vidas y pensamientos y por otro denuncia que después de 30 años no sé conozca la verdad de lo sucedido aquel día, porque este oscurantismo sobre hechos importantes puede alimentar maquinaciones como las que ellos idearon y que conmocionó a parte del país, hasta que desvelaron la trama.
La oscuras situaciones políticas y financieras por las que atraviesa España, con altos cargos en ambos ámbitos, incluido el gobierno, inmersos en presuntos asuntos de corrupción, con sobres de dinero negro, comisiones, fraudes a usuarios y sueldos millonarios; cuyas resoluciones se prolongan hasta el infinito o se diluyen por insondables verigüetos judiciales, mientras los ciudadanos ven recortados sus derechos como consecuencia de esos derroches y despilfarros, y tienen que comulgar con las medias verdades y las manipulaciones y engaños que originados por los protagonistas son difundidos por los mal llamados medios de comunicación, normalmente lacayos del poder económico que les sustenta y voceros del poder de turno, justificarían con más fundamento que la emisión de un programa de radio, la indignación generalizada. Los ecuatorianos tardaron veinte minutos en incendiar el edificio de la radio origen de las mentiras, aunque no fueran tan importantes, aquí llevamos años soportando como nuestros mentirosos escurren el bulto e intercambian acusaciones, mediocridad y connivencia mientras nos crujen. Va siendo hora de despertar de esta manipulación, de esta falsa realidad en que nos sumergen gobernantes y medios sirviendo al sistema.

9 comentarios:

  1. Muy claro y conciso.Aunque sea mentira es verdad que es mentira que sea mentira......

    ResponderEliminar
  2. Pues mira Javi te voy a decir la verdad, no me hubiese molestado tanto como me molestó si no fuera porque por ver esa "mentira" me perdí la entrevista que daba el expresidente Zapatero a Risto en otra cadena y seguro que fue interesante y a Jorge Lorenzo ya le empecé a ver un poco tarde y todo para nada, porque pienso que se lo pasaron pipa viéndonos la cara de tontos que se nos había quedado, no sé igual es que no se aguantar una broma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes. Lo que te perdiste sólo eran más mentiras, especialmente si trataron algún tema trascendente.

      Eliminar
  3. No te creas que Risto da caña, que estuve viendo un poco la de Jorge Lorenzo y le metió la mano en la herida hasta atrás. Esta semana entrevista a Revilluca y a Iñaqui Gavilondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No digo que no de caña. Ese personaje personaje es hiriente hasta la rozar la falta de educación y respeto,pero lo que me preocupa es su afán de protagonismo.Que la firma de Gabilondo de valor a un objeto, vale, porque ha demostrado mucho, pero el otro sólo ha demostrado que sabe insultar. Es un prepotente

      Eliminar
  4. Escurrien luego existen.

    ResponderEliminar
  5. un 'manipulus' era un puñado de hombres-soldado que un mando podía manejar con facilidad...
    ¿os habéis preguntado alguna vez si formáis parte de esa trigésima parte de una legión romana, que un 'manipulador' ordena y desordena a su antojo?

    ResponderEliminar